Foro de pesca deportiva, Black Bass, Lucio, Carpa,Trucha, Siluro, Pesca a Mosca, Cotos ...

SEDIENTOS DE PESCA


No estás conectado. Conéctate o registrate

Foro de pesca deportiva, Black Bass, Lucio, Carpa,Trucha, Siluro, Pesca a Mosca, Cotos ... » Off Topic » _ La Transtienda » Peces aloctonos en nuestros rios y embalses

Peces aloctonos en nuestros rios y embalses

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Alex Fishing

avatar
Moderador
Moderador
La introducción de especies procedentes de fuera de nuestras fronteras es, sin lugar a dudas, uno de los temas más escabrosos de los que se pueden tratar en el mundo de la pesca.
El alojamiento de peces que no son autóctonos puede estar motivado por diferentes razones; de carácter alimenticio, sanitario... pero la gran mayoría de las veces responde a intereses más bien de tipo económico. Es ahí donde muchos pescadores, ecologistas y biólogos plantean la duda razonable de las posibles consecuencias negativas de algunas introducciones.
La primera especie extranjera de la que se tiene conocimiento es la Carpa, procedente de Asia centro-oriental, cuya presencia en nuestras aguas se remonta al siglo XVII (aunque hay quien afirma que fue introducida en la época romana).
Pero será a medidos del siglo XIX cuando la piscicultura comience a desarrollarse en España, lo cual trae unido el incremento de especies que se introducen. Durante estos primeros años se vive un periodo de experimentación, será cuando lleguen a nuestro país especies como la Trucha Arco Iris (especie norteamericana), el Salmón de Fuente y el Gobio (centroeuropeo).
En este fenómeno imparable por traer a nuestras aguas especies de otros países, a principios del siglo XX, el Lago de Bañolas funcionaría como laboratorio natural para la introducción de nuevos peces como el Escardino (centroeuropa), la Perca-Sol (centroeuropa), el Pez-Gato (norteamérica), la Brema, El Alburno (estos dos últimos hoy desaparecidos).
Años después los esfuerzos en este campo pasarían a manos de la Administración, quien a mediados del siglo pasado introduciría dos especies tan conocidas como el Black Bass (norteamericano) y el Lucio (centroeuropeo). El Huchón (centroeuropeo) y el Salmón del Danubio vendrían después también seleccionados por la Administración.
A finales de los años 70 aparecerán en la zona de Gerona dos especies centroeuropeas de las que hasta entonces no habíamos oído hablar en nuestro país, se trata de la lucioperca y de la perca. La primera de ellas ha protagonizado una gran expansión por toda la geografía española.
Ya en los años 80 un pescador alemán sería el responsable de la introducción de una especie hoy conocida: el Siluro (especie alemana).
Los motivos que pueden llevar a la selección de determinadas especies y a la decisión de ser introducidas en nuestras aguas son numerosos y de muy diverso índole.
Empezando por la primera de ellas, la Carpa, se piensa que la razón fue principalmente de tipo ornamental, ya que eran utilizadas para el adorno de fuentes. Pero también existían motivos alimenticios, ya que la presencia de numerosas carpas facilitaba la comida de pescado fresco, lo cual en aquella época era enormemente difícil de conseguir en las zonas alejadas de la costa.
Las siguientes especies, la trucha arco iris y el salmón de fontana se introducirían dirigidos más bien hacia el desarrollo de la pesca deportiva. Tanto ha sido así que la primera de ellas ha venido a ocupar los espacios antes habitados por la trucha autóctona. Asociado a estas dos especies y como complemento para su dieta, se introduciría el gobio, que hoy por hoy y gracias a su enorme capacidad de adaptación ante diferentes condiciones y a su resistencia, se puede encontrar por toda la geografía peninsular.
También el lucio, el hucho y el black bass se introdujeron para hacer las delicias del pescador deportivo; mismas razones que trajeron a la perca, la lucioperca y el siluro.
Entre las diferentes razones que llevan a la introducción de especies, cabe destacar a la Gambusia cuya inserción se debió a motivos exclusivamente de tipo sanitario, para combatir el paludismo ya que se trata de una eficaz predadora de larvas e insectos acuáticos.
Consecuencias de la introducción

No podemos decir que las consecuencias de estas introducciones hayan sido negativas, pero tampoco podemos hablar de éxito, para ello deberíamos analizar especie a especie el efecto que ha supuesto sobre el hábitat de nuestros ríos.
Una de las especies sobre la que ecologistas y biólogos centran las protestas hacia esta actividad es el Black Bass. Esta especie amada por el pescador es, según afirman ecologistas, la responsable de la desaparición de pequeños ciprínidos autóctonos como la pardilla o la bermejuela, que han desaparecido de los lugares en los que se encuentra el bass.
El lucio, por otra parte, parece presentar problemas en las zonas en las que su desarrollo es más amplio. La especie atacada por este nuevo habitante es la trucha común, cuyo descenso podemos comprobar todos los pescadores, para nuestra desgracia.
Esta especie autóctona de nuestro país, tan amada y deseada por los pescadores, es quizás la que más acosada se encuentre a causa de las introducciones de diferentes especies que suponen un peligro para su hábitat. Así entendido, la presencia del salmón de fuente, de la trucha de fontana o del salvelino, supone un importante riesgo ya que se trata de especies que conllevan un empeoramiento de las aguas, lo que recae sobre la calidad de vida de la trucha común. También se impone sobre esta especie autóctona la trucha arco iris, ya que precisa de muy pocos requisitos para sobrevivir con lo que consigue dominar el hábitat por encima de nuestra trucha común.
Tanto es así que hoy por hoy prácticamente el único lugar donde podemos encontrarla es el los tramos altas de los ríos, en las zonas de alta montaña.
Una especie también valorada por el pescador es el siluro. Su gran tamaño conlleva que su pesca sea deseada y valorada por muchos aficionados, si bien los riesgos ecológicos que puede conllevar su presencia en nuestras aguas son muy importantes precisamente fundamentados en su talla y en su enorme voracidad.
Pero si hay una especie que es odiada tanto por ecologistas como por pescadores, es la perca sol. Se trata de un pez que devora las puestas de otros, con el enorme peligro ecológico que eso supone; a lo que se suma el hecho de que carece del mínimo interés para el pescador deportivo.

Y el futuro? Que pensais sobre el futuro?

Enanur

avatar
Maestro artesano descastador
Maestro artesano descastador
El futuro está muy claro: alburno, pez gato, siluro, perca fluviatis, lucioperca y en determinadas zonas black bass. El lucio lo pasará mal, la trucha común quedará para zonas inaccesibles, el barbo desaparecerá en la misma proporción que aumente el siluro, y la boga se extinguirá. La carpa tambien sobrevivirá al estilo bass, todo apunta hacia eso, esperemos que no.

Jovi64

avatar
Gran Maestro Yoda
Gran Maestro Yoda
En este aspecto quiero ser optimista, aunque peque de inocente. Quiero pensar que o bien la naturaleza seguirá su curso, poniendo a cada especie en su lugar mas adecuado o bien que algún día, los que nos gobiernan comprenderán que no se trata de hacer una lista de especies a exterminar, sino que se podría hacer en cada tipo de aguas, gestionado por sociedades de pescadores del lugar, los que se encargaran de "recolocarlos", sin necesidad de matar.
 Según mi opinión, para mantener una población sana de pequeñas especies autóctonas, se necesita algún depredador para controlarlos. Hemos de tener en cuenta que en la península, en tramos medios y bajos de nuestros ríos, no existía ningún pez que pudiera realizar esta función.
 No soy partidario de las introducciones de especies foráneas, pero entiendo que en algunos casos, si se ha estudiado antes el posible impacto, una sola especie puede ser conveniente en dichas aguas, precisamente para mantener esta misma población de ciprínidos, sana, eliminando individuos débiles o enfermos. Incluso, hacer seguimientos de estas poblaciones, siempre por pescadores, que somos al fin y al cabo, quien tiene mejor conocimiento de cada zona de pesca.
 Lo que comenta tu artículo en las primeras introducciones en Bañolas, las conozco muy bien y son bien ciertas. Hay varias de las especies introducidas que no llegaron ni a tirar, como la trucha arco iris o el pez gato(A.D.G). Por su cuenta, antes de olimpiadas del 92, alguien soltó las Fluvialitis, aunque duraron poco. El lucio duró poco más y si bien alguno se va cogiendo, supongo que son introducciones de particulares muy posteriores. En cambio, el Bass y la Carpa consiguieron una buena población, con individuos de buen tamaño.
En Boadella por ejemplo, hay una buena población de Fluvialitis, pero habiendo varias especies de depredadores se mantiene en un nivel estable y la población de ciprínidos es muy abundante. De esto puedo dar fe por mi mismo. Además, la fluvialitis, su principal presa son sus propias crias. Las he visto decenas de veces atacando los grandes bancos por las orillas,con lo cual, hemos de entender que se autoregulan, como ocurre con el lucio.
 Con todo esto, no quiero decir que sea partidario de la introducción de especies, pero si se valorara la situación antes, seria mas conveniente. Nunca hacer sueltas por el placer de pescarlas. Por desgracia, en este asunto ha intervenido mas el afán de lucro de algunas personas, bien introduciendo peces con un coste menor, caso de la Arco Iris, para los cotos-negocio. También la pesca de peces depredadores ha favorecido la economía de muchas zonas, en cuestión de hostelería, turismo, alquiler de equipos, etc.
 Esta es mi opinión, ni me decanto hacia los ecologistas ni hacia los introducionistas. Prefiero ser optimista. En el fondo, nosotros no podemos cambiar nada, mejor conformarnos con los que hay y aprovecharlo, y que cada cual haga lo que le dicte su conciencia
 Muy buen artículo, Alex. Saludos

Alex Fishing

avatar
Moderador
Moderador
Gracias a los dos por vuestra sinceridad.
Mi opinión es que la introducción de especies foráneas parece ser un asunto en el que no hay vuelta atrás. El futuro nos señala hacia la expansión de los peces ya introducidos y hacia nuevas introducciones.
Todos nosotros debemos ser conscientes del enorme peligro que esto puede llegar a suponer. La aparición de peces extranjeros totalmente innecesarios en nuestro hábitat puede conllevar efectos secundarios drásticos para algunas de nuestras especies autóctonas.
No se trata de negarnos a la aparición de nuevas especies pero sí a que todas las introducciones se hagan con conocimiento de causa y de las posibles consecuencias.
A ninguno de nosotros nos gustaría perder especies tan queridas como la trucha común.
Nuestra fauna es uno de los mayores valores que tenemos, debemos respetarla ya que nos reportará grandes satisfacciones y buenas jornadas de pesca.
Un saludo y buena pesca compañeros.

Rockero

avatar
Colaborador
Colaborador
Buen articulo, pero yo pienso si no sería mejor quedarnos con lo que ya hay, que yo ceo que ya es bastante o más bien demasiado en algunos casos.¿Para que introducir más especies, a no ser que sea absolutamente necesario por algún motivo?Pienso que sería mejor conocer bien lo que ya hay y como sigue evolucionando con el paso de los años e intentar hacer una buena gestión de ello, que volver a meter la mano del hombre de por medio en pro de nuestros intereses, tanto económicos como de pescadores deportivos.

Alex Fishing

avatar
Moderador
Moderador
En lo referente a las especies autóctonas: Si en 50 años se ha visto como ríos con potencial de especies autóctonas han ido perdiendo este potencial paulatinamente, hasta llegar a la extinción total o casi total de peces, no creo que en el futuro las cosas cambien. Esto mismo que explico ha sucedido en numerosos ríos trucheros y únicamente allí donde la agricultura o la industria no pueda hacer mella será donde subsistirán las especies autóctonas.

En lo referente a las especies alóctonas en embalses: mi opinión es que tal cómo ha venido sucediendo en los últimos 40 - 50 años, los peces que ya están introducidos van a ir a más y seguirán extendiéndose por todos los cauces de ríos y embalses.

No voy a entrar a valorar si esto es bueno o malo, si es evitable o no, y si se puede poner remedio para evitar que las especies alóctonas sigan aumentando y expansionándose.



Solo quiero decir que todo ha cambiado tanto en este tiempo que el futuro que nos aguarda, dudo mucho que vaya a ser diferente de lo que he explicado y mi punto de vista de futuro es que las especies alóctonas que se han asentado serán las más codiciadas por el pescador de caña, y las autóctonas, mal que nos pese seguirán su paulatino declive

Lo mas lógico sería un estudio a fondo de nuestro panorama piscícola en general y una nueva legislación acorde a los tiempos que estamos viviendo, llevada a cabo por expertos en la materia y no por decretazos elaborados, a veces, con fines meramente electoralistas o meramente de interés político, demostrando una gran ignorancia con el momento actual de la pesca en nuestro país.

Que tengáis buena pesca todos

ches77

avatar
pisaríos
pisaríos
De lo que estoy muy cansado es que se nos culpe a los pescadores de todo , en un río que pesco , te cansas de ver los días soleados pedazo de tortugones de florida y otras especies que se regalan a los niños y cuando crecen los sueltan , son muy voraces , vi como uno de estos se machacaba un percasol tan tranquilo , además de peces de acuario que se traen de asia y se pueden hacer enormes , y por ultimo cuando los ecologistas jodian granjas de visones que ahora campan a sus anchas ... además de como otros foreros han comentados en otros apartados que el lucio lo introdujo icona .

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.